22/8/17

'Intelligent Life': La película 'sci-fi' de Amblin ficha a una directora de 'Stranger Things'

'Intelligent Life': La película 'sci-fi' de Amblin ficha a una directora de 'Stranger Things'

La cinta gira en torno a un empleado de Naciones Unidas que conoce a una mujer que podría ser una alienígena.

sensacine.com

Intelligent Life, la nueva película 'sci-fi' de Amblin Entertainment, ha encontrado a su directora. Según informa THR, la elegida ha sido Rebecca Thomas (Stranger Things), que ocupa el puesto de Ava DuVernay (A Wrinkle in Time). La historia del filme gira en torno a un empleado de Naciones Unidas que trabaja estudiando el espacio exterior y que conoce a una hermosa mujer que podría ser una alienígena.

El guion de la cinta lo han firmado Colin Trevorrow y Derek Connelly (Jurassic World), aunque Rebecca Thomas ha hecho algún que otro cambio en el libreto. Ava Duvernay estuvo vinculada al proyecto en febrero de 2016 con la actriz Lupita Nyong'o (Black Panther, Star Wars: Los últimos Jedi) como protagonista. Las dos abandonaron, y la directora escogió A Wrinkle in Time y la mini de Netflix sobre Central Park Five. Tras su marcha, Jay Roach (Poltergeist: El legado) reescribió la historia.

Thomas hizo su debut con la 'indie' Electrick Children y también se encargará de la película de acción real de La Sirenita para Universal y de la adaptación de Buscando a Alaska de John Green. Verás su trabajo en el episodio 'The Secret Cabin' (2x07) de la segunda temporada de Stranger Things. ¡27 de octubre!

21/8/17

'La Torre Oscura': mediocre como película, frustrante como adaptación



'La Torre Oscura': mediocre como película, frustrante como adaptación

El Hombre de Negro huía a través del desierto y El Pistolero iba en pos de él.


xataka.com

Así comienza 'El Pistolero', la breve novela que arranca la saga de fantasía y ciencia ficción de Stephen King. Pero olvida todo lo que sabes sobre 'La Torre Oscura' porque no encontrarás mucho de ella en la mediocre adaptación cinematográfica de Sony (seguramente sea poco apropiado asignar la autoría a Nicolaj Arcel; o de Akva Goldsman y Jeff Pinker).

Jake Chambers es aquí un preadolescente atormentado por sus sueños. Su consternada madre, convencida de que son consecuencia de la muerte de su padre, decide enviarle a un centro donde le tratarán. Pero Jake escapa convencido que todo forma parte del peligro que rezuma de sus sueños y poco tarda en toparse con El Pistolero, un señor serio y aguerrido que va tras El Hombre de Negro, un poderoso mago que quiere destruir una tal Torre y está provocando que todos los mundos que ésta sostiene tiemblen.

Este argumento (de la película) se traduce en un amalgama de ideas, sucesos y conceptos que carecen una narración firme y consecuente, de un desarrollo con una intención clara. Uno sale de la sala tras los escasos 90 minutos sin tener claro qué quiere contar realmente la película tras toda la parafernalia de magia, revólveres y portales.


Una producción infernal

No es de extrañar que el guión sea tal desastre. El proyecto de adaptación de la saga se anunció hace diez años por parte de Bad Robot y J.J. Abrams ('Perdidos', Star Wars VII), fan declarado de la obra de Stephen King que ha colado referencias en varias de sus producciones.

Abrams, King y Damon Lindelof ('The Leftovers') incluso llegaron a reunirse, pero finalmente la cosa no cuajó y el siguiente intento lo inició Universal Pictures con Ron Howard en 2010. Sonó Javier Bardem para el papel de Roland, que sería sustituido por Russell Crowe cuando Warner tomó el relevo junto a HBO, quien produciría una serie ambientada en el mismo universo.

Y entonces llegaron Sony y MRC. Con Idris Elba como Roland y Matthew McConaughey como El Hombre de Negro. Pero el Development Hell no acabó aquí ya que la producción sufrió muchos reveses entre cambios de guionista, visionados de prueba fracasados, nuevas escenas grabadas en mitad del proceso de montaje (que, por cierto, se notan en el cambio físico de Tom Taylor, el niño que interpreta a Jake, y en el pelo de Elba) y cambios constantes de fecha de estreno.

No suele ser buena señal que una producción sea tan problemática y 'La Torre Oscura' no es la excepción. El primer tropiezo llega con un guión que quiere abarcar tanto que no consigue atrapar ni con la mitología ni con los personajes ni con la peripecia.


Un despropósito genérico

La presentación del universo y sus reglas convierten la película en un paseo expositivo y tedioso que recoge elementos presentes en los ocho (siete más uno, diría) libros de la saga y los comprime con la intención de cautivar al espectador. Sin embargo, el resultado es un enfrentamiento tan genérico y aparatoso entre el bien y el mal que las singularidades de esta historia se pierden por el camino.

En varios puntos del metraje incluso da la sensación de que la mayoría están ahí sólo para cobrar el cheque. No sólo los actores (McConaughey es risible a veces) sino que está escrita, rodada y montada con desgana. El único de los protagonistas que se siente de verdad en el papel es el niño, el resto se mimetizan con lo vacío y frío de la historia.

El montaje es vergonzante. Salta de una secuencia a otra, introduce voces en off aleatorias con frases del libro, intercala flashes de imágenes que no vienen a cuento y ni se preocupa de disimular las secuencias que rodaron a posteriori, una serie de flashbacks insertados con calzador como intento de dar dimensión y conflicto al personaje de Roland.

El Roland de los libros le diría al de la película que ha olvidado el rostro de su padre por tener esas dudas, pero nunca lo mencionaría como punto negativo si realmente estuviese desarrollado más allá de dos conversaciones impostadas y casi incomprensibles en la continuidad de la historia y los personajes.


Decepcionante y desperdiciada adaptación

Y esta es la gran frustración de 'La Torre Oscura' para alguien que ha leído y disfrutado (con altibajos) la saga de King. Nunca he sido de ese tipo de puristas que exigen fidelidad total a una adaptación; tratándose de medios narrativos tan distintos es, de hecho, imposible. Pero es especialmente desconcertante que hayan transformado todo lo especial de ese mundo en algo tan manoseado, en un estereotipo vacío.

No sólo El Hombre de Negro y Roland han perdido toda complejidad y atractivo, elementos del mundo como La Torre, los Haces o los portales se han re-imaginado a una ambientación que incluso se antoja arcaica. ¿No habría resultado más original que los portales fuesen simples puertas? Marcos que pueden encontrarse incluso en mitad de la nada en lugar de ese burruño Stargatero de tecnología robusta, lagartos camuflados y acólitos del villano intensos y temblorosos.

Con éste título de Sony se confirma que 'La Torre Oscura' nunca fue un proyecto adecuado para hacer un blockbuster, y menos aún uno de 70 millones de presupuesto - las limitaciones son patentes en el metraje, los secundarios de baratillo, las secuencias de acción ridículamente nocturnas y sin contraste como la del bosque.

No es un material al que le siente bien la reconversión al peor cine de acción comercial, ese que intenta mascarlo todo, escribir a base de "frases de trailer" y añadir escenas visuales con las que alimentar el marketing.

El atractivo de los primeros libros de 'La Torre Oscura' es ir descubriendo ese universo poco a poco y siempre desde el punto de vista de los personajes y su viaje. Es un camino que se siente grandioso pero a efectos prácticos es rutinario y minimalista, lo que deja mucho espacio para el desarrollo de personajes y la intimidad entre ellos.

Es un material más apropiado para una serie, o para una primera película más arriesgada y cercana al primer libro: algo potente y crudo pero minimalista e intimista (me viene a la mente la reciente 'Logan'). Pero Stephen King sigue sin tener demasiada suerte con las adaptaciones de su obra, supongo que estará llorándolo sentado en su sofá de oro limpiándose las lágrimas con billetes de 100 dólares.

Si habitualmente suelo evitar entrar en comparaciones de adaptación y material original, en este caso se antoja incluso inapropiado. Sí, hay un Hombre de Negro, una Torre, un niño y un Pistolero de habilidad inhumana (lo mejor de la película, por otro lado), pero cualquier parecido con 'La Torre Oscura' es pura coincidencia.

Como decía al inicio, esta adaptación cinematográfica quiere abarcar tantos aspectos que lo que consigue es un burruño de personajes desdibujados e incoherentes con una mitología sin tiempo para cuajar y asentarse en la historia y a base de conflictos que se explican en lugar de mostrarlos.

Ni siquiera maneja hábilmente la relación paternofilial entre Roland y Jake. También apunta conflictos que podría haber aprovechado para estructurar mejor la historia, como esa batalla de Jake con la supuesta enfermedad mental; o incluso desarrollar ideológicamente lo que sugiere el chiste sobre las armas que hace el niño.

Se adivinaba con varias pistas de King, y se confirma con un elemento concreto de la película, que en realidad esta Torre Oscura cinematográfica es una continuación de la historia de la novela (dar más detalles sería un spoilerazo de la saga), pero ni siquiera algo tan redentor como esto libra a 'La Torre Oscura' de la más dura de las críticas. Ni como película ni como adaptación hay por donde cogerla. Olvidable para el espectador y profundamente decepcionante para el lector.

20/8/17

Clint Eastwood rueda en Venecia película sobre atentado frustrado rueda en Venecia película sobre atentado frustrado



Clint Eastwood rueda en Venecia película sobre atentado frustrado

El filme se basa en el atentado frustrado al tren Amsterdam-París en 2015. El cineasta obtuvo los permisos de las autoridades de la ciudad para filmar en sectores muy concurridos por los turistas, como el Gran Canal, la plaza San Marcos y otros famosos canales.


lanacion.cl

El célebre actor y director estadounidense Clint Eastwood conmocionó Venecia con el rodaje de su nueva película “El 15:17 hacia París: la verdadera historia de un terrorista, un tren y tres héroes estadounidenses”, basada en el atentado frustrado al tren Amsterdam-París en 2015.

El cineasta, que está filmando en la zona de la Giudecca, fue visitado este viernes por el alcalde de la ciudad, Luigi Brugnaro, quien le donó la banderola con el escudo de la ciudad de Marco Polo.

El veterano director, de 87 años, que llegó a Italia el fin de semana pasado, obtuvo los permisos de las autoridades de la ciudad para filmar en sectores muy concurridos por los turistas, como el Gran Canal, la plaza San Marcos y otros famosos canales.

La última película del premiado realizador, quien obtuvo el Óscar por “Million Dolar Baby” en 2004, cuenta la hazaña protagonizada por tres estadounidenses – dos soldados y un estudiante- que lograron desarmar en un tren a un joven marroquí que se preparaba a disparar con un fusil a los pasajeros, un hecho verdadero ocurrido el 21 de agosto del 2015.

La historia de los tres estadounidenses, amigos de infancia que estaban de vacaciones en Europa y que impidieron una masacre, inspiró a Eastwood, actor y director de culto, célebre en Italia por sus papeles en los “spaghetti western” de Sergio Leone en los años 1960.

Alek Skarlatos, Spencer Stone y Anthony Sadler se convirtieron en héroes al lograr desbaratar un atentado en el Thalys, el tren que une Amsterdam y París.

El entonces presidente estadounidense, Barack Obama, elogió los “actos heroicos” de sus tres conciudadanos, quienes apoyados por un británico y un francés, lograron controlar al sospechoso, fuertemente armado.

18/8/17

Star Wars: Obi-Wan Kenobi podría tener película propia


 
Star Wars: Obi-Wan Kenobi podría tener película propia

Los medios de Hollywood citaron fuentes anónimas diciendo que el proyecto está en las etapas iniciales de desarrollo por parte de Disney y Lucasfilm.


24horas.cl

Walt Disney Co está desarrollando una película en la franquicia "La Guerra de las Galaxias" basada en el admirado personaje de Obi-Wan Kenobi, el sabio y noble maestro Jedi, informaron el jueves las publicaciones The Hollywood Reporter y Variety.

El proyecto no tiene un guión aún pero el cineasta británico Stephen Daldry, al frente de la exitosa película del 2000 "Billy Elliott", está en negociaciones para dirigirla, dijeron las publicaciones. Disney declinó comentar el reporte.

Disney compró la productora Lucasfilm a George Lucas en 2012 en un acuerdo de 4.000 millones de dólares y anunció una trilogía de la aventura espacial así como tres películas derivadas de la saga.

El estudio debutó "Rogue One", la primera película derivada en 2016, que presentó nuevos personajes y una historia vinculada en términos generales a la saga principal. Se está filmando una segunda cinta sobre la juventud de Han Solo, el intrépido contrabandista espacial interpretado por Harrison Ford en la trilogía original.

Kenobi, un ermitaño interpretado por el fallecido actor británico Alec Guinness, fue el mentor de Luke Skywalker y ayudó al joven guerrero a conocer la Fuerza en la primera película de la saga en 1977. Kenobi muere a manos de su antiguo pupilo, el malvado Darth Vader.

El actor británico Ewan McGregor dio vida al personaje en la segunda trilogía de la franquicia, que se lanzó entre 1999 y 2005. The Hollywood Reporter dijo que aún no se ha elegido a un actor para el nuevo proyecto.

"La Guerra de las Galaxias: El Despertar de la Fuerza", la primera entrega de la nueva trilogía, llevó de nuevo a la pantalla grande a los personajes de la princesa Leia, Luke Skywalker y Han Solo, además de presentar a la nueva generación. El próximo filme, "Los últimos Jedi", se estrenará en diciembre.

17/8/17

¿Fans de “Annabelle”?: 5 cosas que debes saber antes de ver su segunda parte




¿Fans de “Annabelle”?: 5 cosas que debes saber antes de ver su segunda parte

Los seguidores del universo de "El conjuro" tienen una nueva cita cinematográfica.

t13.cl

Las salas locales reviven a esta esperada cinta de terror, que sigue los caminos de "El conjuro", "El conjuro 2" y "Annabelle".

El origen de la cinta
La segunda parte de "Annabelle", que se llama "Annabelle 2: la creación", llega a los cines locales este jueves 17 de agosto. El filme es un spin-off de "El conjuro" y es precuela de "Annabelle", estrenada en 2014.


Trama de la segunda parte


Esta vez, la cinta se centra en un fabricante de muñecas y su esposa, cuya única hija muere trágicamente. Años después del suceso, la pareja recibe a varios huérfanos y a una monja en su casa, quienes pronto se convierten en el objetivo de la creación poseída del artesano: Annabelle. Esta nueva entrega está dirigida por David F. Sandberg, producida por James Wan y protagonizada por Stephanie Sigman, Talitha Bateman y Lulu Wilson, entre otros.


Un sacerdote en el set

En una reciente entrevista con The National Student, David F. Sandberg, director de "Annabelle 2: la creación" contó cómo un sacerdote tuvo que ir a bendecir el set por los temores de la actriz mexicana Stephanie Sigman. "Personalmente no creo en lo sobrenatural y cosas así. No me asusto por eso, era más por el reparto. Stephanie dijo: ‘¡No quiero tocar esa muñeca, es demasiado espeluznante!’. Entonces ella escuchó que en ‘El conjuro’ y ‘El conjuro 2’ el set fue bendecido por un sacerdote y estaba como  ‘tenemos que hacer eso en esta película’, así que lo hicimos. Teníamos un sacerdote que venía a bendecir el set y luego era más fácil tocar la muñeca, aunque Stephanie nunca se sintió muy cómoda con ella", afirmó Sandberg.


Líder de la taquilla en Estados Unidos

"Annabelle 2: la creación" lideró la taquilla norteamericana en su fin de semana de estreno en Estados Unidos, imponiéndose a "Dunkerque" y "La torre oscura". En sus 3 primeros días en cartelera, recaudó 35 millones de dólares.


La inspiración real de "Annabelle"


Las ahora dos películas de "Annabelle" nacieron de la presencia de la muñeca en "El conjuro". Pero, ¿de dónde salió esta muñeca? Al igual que "El conjuro", "Annabelle" tiene una inspiración real en los casos de Ed y Lorraine Warren. La muñeca pertenecía a una joven estudiante de enfermería, a quien su madre se la regaló en la década del setenta, pero debido a su extraño comportamiento -tomaba vida propia y se movía-, se contrató a una médium para que analizara qué pasaba. Esta dijo que la muñeca había poseída por Annabelle Higgins, una pequeña que había sido encontrada muerta a los 7 años en la propiedad que había con anteriodad al lugar que ahora habitaba. Pero como el caso se estaba escapando de las manos, se llamó a los Warren, quienes detectaron que la muñeca tenía un espíritu maligno en su interior, es decir, que no era una niña quien estaba en su interior, sino un demonio. Tras hacer un exorcismo a la casa, el matrimonio se quedó con la muñeca, que en camino a su casa, casi los hace chocar. Por suerte, posteriormente la rociaron con agua bendita y la pusieron en una vitrina. Ahí la muñeca se quedó tranquila.

14/8/17

Nazis en Hamburgo: Sanfic estrena la nueva película de Fatih Akin



Nazis en Hamburgo: Sanfic estrena la nueva película de Fatih Akin

latercera.com

Tras dejar a su hijo en el trabajo de papá, Katja tropieza con una mujer que estaciona sospechosamente su bicicleta en la acera. Ambas intercambian una mirada hostil, pero todo parece reducirse a ese desencuentro. Pasan las horas y Katja vuelve por su pequeño, Rocco, y su marido, Nuri. Pero en el lugar nada es lo que fue: hay policías y la vieja oficina está en llamas. Adentro están Nuri y Rocco. Muertos.

Este es el prólogo de In the fade, la intensa nueva película de Fatih Akin (1973), uno de los realizadores más reconocibles del cine alemán en los últimos 15 años. Hijo de una familia turca avecindada en Hamburgo, Akin ha movilizado todo su cine en torno a personajes de su comunidad. En In the fade (inspirada en hechos reales y ambientada en Hamburgo) todo tiene que ver con la inoperancia de la justicia, incapaz de inculpar a los asesinos neonazis de Nuri y Rocco, entre ellos la mencionada chica de la bicicleta.

Por su actuación, visible a todo lo largo del metraje, la alemana Diane Kruger ganó este año el premio a Mejor Actriz en el Festival de Cannes. Se trata de un personaje fuerte y tenaz. Una mujer decidida a hacer justicia por sus propias manos.

La película es uno de los platos fuertes del 13° Festival de Cine de Santiago (Sanfic), que va del domingo 20 hasta el domingo 27 de agosto. Será, además, uno de los cuatro largometrajes de Akin en el encuentro, junto a Contra la pared (ganador del Oso de Oro de Berlín 2004), Al otro lado (2007), Soul kitchen (2009) y El padre (2014), todos con fotografía de Rainer Klausmann, uno de los invitados al encuentro, que presenta la Fundación CorpArtes.

Durante el estreno de la película en Cannes, Akin tuvo un encuentro con algunos medios, entre ellos La Tercera, en el Grand Hôtel. “Es una de mis películas más personales. Tengo hijos y me gustaría enseñar a través de la película lo que está bien y lo que está mal en mi país”, dice el cineasta en una mesa del bar del hotel, en plena Avenida de la Croisette.

“Para mí, hacer películas no tiene que ver con leer los diarios y ponerme a dirigir sobre esa base. Así no funciona. Yo hago filmes a nivel personal y en ese terreno esta historia resuena más en mi cabeza y en mi corazón. Si fuera un alemán o un europeo clásico, tal vez haría algo con terroristas musulmanes, pero no es mi caso”, explica Akin cuando se le consulta por qué prefirió hablar de terrorismo de ultraderecha en vez, por ejemplo, de extremismo islámico.

“La película tiene su inspiración en los atentados de la Nationalsozialistischer Untergrund, una banda terrorista neonazi. Dos hombres y una mujer de ese grupo mataron a diez personas entre 2000 y 2007: nueve inmigrantes y un policía”, cuenta Akin. Luego sigue con detalles del caso: “Fueron varios bombazos. Durante todo ese tiempo la policía siempre pensó que se trataba de turcos o kurdos, que tenía que ver con las mafias, el juego o ajustes de cuentas. Los familiares pedían que se chequearan los grupos neonazis, pero las autoridades nunca hicieron caso. A la larga, se supo que los atentados habían sido perpetrados por nazis y eso puso en evidencia el racismo de la sociedad, la policía y la prensa. A mí, particularmente, me dio mucha rabia”.

El realizador también extiende el significado de la historia a su propia vida: “Dos de las cosas por las que creo que esta película es muy personal es que yo mismo, siendo de origen turco, podría ser un objetivo de los neonazis. Por otro lado, soy padre y tengo hijos, igual que Katja. Albergo miedos similares”.


La conexión turca

Dueño de una filmografía que en un principio fue comparada con la de Rainer Werner Fassbinder, por la energía y el dinamismo de sus personajes, Akin siempre ha transitado por los temas de la relaciones familiares y los conflictos generacionales. En El padre fue aún más lejos en su ambición y propuso una épica que lidiaba con el conflictivo tópico del genocidio armenio perpetrado por Turquía a principios del siglo XX.

En In the fade sale en alguna medida de la órbita turco-alemana al tener como protagonista absoluta a Katja, alemana que enfrenta la miseria nacionalista de sus propios compatriotas.

“Tarde o temprano volveré a hacer otra cinta sobe la sociedad turca, pero por ahora siento que con El padre alcancé cierto nivel que me satisface. Desde Contra la pared hasta El padre estuve luchando de alguna manera con la representación de mi pueblo en el cine”, reflexiona Akin.

En In the fade, que se puede traducir como “en la nada”, contó por primera vez con una actriz que se mueve en las coordenadas de Hollywood y que se hizo conocida por cintas como Troya y Bastardos sin gloria. “Sabía que Diane Kruger era muy buena actriz: me había impresionado en Adiós a la Reina, de Benoît Jacquot, donde es María Antonieta. La idea de que estuviera en esta película era darle aún más oportunidades a su talento”, dice acerca de una intérprete podría postular a un Oscar a Mejor Actriz.

Al hablar de Kruger, Akin también se refiere a las reacciones iniciales por su presencia en el filme. “Cuando se supo que Diane sería la actriz, muchos empezaron a hablar en Alemania desde el prejuicio y la ignorancia. Decían que era sólo una modelo, una chica hipster de Hollywood. Ya se sabe, Alemania, país culto, tierra del Teatro Volksbühne de Berlín”, dice refiriéndose al prestigioso escenario teatral con cien años de historia.

Cuando se le consulta si cree que los nacionalismos actuales en Alemania son comparables a los que precedieron a Hitler en 1933, Akin descarta paralelismos: “En esa época Alemania estaba en dificultades económicas y ahora es uno de los países más ricos del mundo. La situación es muy diferente. Sucede que vivimos en un mundo globalizado y todo está conectado. Cambian las sociedades y la gente tiene temor: creen que perderán su identidad y así se alimentan los nacionalismos. Le tienen terror a que otro llegue al barrio y comienzan a construir barreras, a moverse hacia los extremos”.

¿Y es acaso la globalización tan buena? Según el director, es más bien inevitable: “La globalización tiene cosas buenas y malas, y es probable que entre las malas estén las decisiones de los grandes organismos, como el G-7, sobre la economía. Pero, a la larga, no puedes ir contra la globalización: es el curso normal de los acontecimientos. Oponerse a la globalización es como oponerse al clima”.

12/8/17

A subasta el Porsche de Steve McQueen en la película 'Le Mans'



A subasta el Porsche de Steve McQueen en la película 'Le Mans'

marca.com

El concurso de elegancia de Pebble Beach (Monterrey, California), que se celebra del 15 al 20 de agosto, tiene en esta edición un atractivo muy especial para los amantes del automóvil... y del cine. En la tradicional subasta que organiza Gooding & Company se pondrá a la venta el Porsche 917 más famoso de la historia. Se trata de un coche de carreras con el que la marca alemana ganó las 24 Horas de Le Mans en 1970 y 1971, imponiéndose a los dominadores de la prueba en la década de los años 60 del siglo XX, Ferrari y Ford. Pero esta unidad, de 1970, tiene un curriculum mucho más amplio porque, además de correr en Le Mans, también fue una estrella de cine.

La unidad que sale a subasta, y que podría alcanzar los 16 millones de dólares (unos 14,4 millones de euros), tiene el número de chasis 917-024 lo que indica que fue pilotado por Brian Redman y Mike 'The Bike' Hailwood en las 24 Horas de Le Mans de 1970, consiguiendo el mejor tiempo en las sesiones de clasificación, aunque finalmente no fue el ganador. El vehículo, que está equipado con un motor de 5 litros y 12 cilindros, refrigerado por aire, con 4.907 cm3 y 600 caballos de potencia, pasó a ser propiedad del suizo Jo Siffert (Friburgo, 7 de julio de 1936), un legendario piloto Porsche, ganador en 1968 de las 24 horas de Daytona y de las 12 Horas de Sebring, además de la Targa Florio en 1970.

En 1971 el actor Steve McQueen, ya una estrella fulgurante del cine, se propuso hacer una película sobre las 24 Horas de Le Mans, un proyecto personal en el que participaba como actor y como productor. Intentó incluso correr la carrera ese año con diferentes cámaras instalas en su vehículo, pero no se lo permitieron, así que su productora, Solar Productions, se puso en contacto con Siffert para alquilarle el Porsche 917, que fue uno de los tres que participaron en el film ,como vehículo-cámara y como protagonista, con McQueen al volante.

No hay duda de que el actor estadounidense (Indiana, EEUU, 1930-México, 1980) fue el mejor y el más serio piloto de la historia del cine. El mismo confesaba: "Tengo una pasión, el motor, y dos grandes aficiones: los coches y las motos" y corrió con ambas máquinas en algunas de las mejores cintas del género. Antes de "Le Mans" (1970), había huido de los nazis con una Triumph enmascarada en "La Gran Evasión" (1963), escena en la que obviamente no necesitó doble y se rumorea que él la impuso, e inauguró las persecuciones urbanas de automóviles con "Bullit" (1968).

"Le Mans", rodada en escenarios reales de Francia durante 16 semanas, costó seis millones de dólares de la época y está considerada una de las mejores películas de carreras, pero fue también un fracaso de taquilla porque parecía más un documental que una historia, lo que llevó a la productora de McQueen a la quiebra. En 2015 se estrenó un documental, "The Man & Le Mans", sobre Steve McQueen y el proceloso rodaje de "Le Mans", que recuperó la memoria sobre la película y el personaje y que, sin duda, ha contribuido a generar más expectación sobre este coche. Gooding & Company, empresa oficial de subastas de Pebble Beach Concurso de Elegancia desde 2004, realizará la venta el viernes 18 de agosto a partir de las seis de la tarde y el sábado, 19 a las 11 de la mañana.

29/7/17

¿Por qué "Star Wars" debió haber sido una sola película?




¿Por qué "Star Wars" debió haber sido una sola película?


La genialidad de "Una nueva esperanza" es que, aun cuando pretende ser un episodio de una saga en expansión, es la única película que ofrece una historia completa y satisfactoria.


t13.cl
Atención: este artículo contiene 'spoilers' sobre los diferentes filmes que forman la saga de "La guerra de las galaxias".

Cuarenta años después de que llegara a las pantallas la película que ahora debemos llamar "La guerra de las galaxias -episodio IV: Una nueva esperanza", las celebraciones tienden a enfatizar su fenomenal legado.

Hasta ahora se han producido tres secuelas y cuatro precuelas, dos películas para televisión y una animada.

A esa galería se suman 298 novelas y 278 dibujos animados, y por supuesto, el Día Nacional de La Guerra de las Galaxias, más los videojuegos, juguetes, camisetas y toda la parafernalia adicional generada por la opera espacial de George Lucas.

No hay muchas personas que hayan dejado semejante huella en el mundo del entretenimiento como lo ha hecho Lucas.

Pero hay un lado negativo en todo este énfasis en el "legado" de la película original de Star Wars.

Implica que su principal logro fue permitir las secuelas y precuelas, como si fuera la piedra fundacional de una iglesia.

Y aunque las películas que siguieron fueron buenas -algunas de ellas, en cualquier caso-, estas pueden oscurecer nuestra visión de la original. Y, hasta cierto punto, la estropean.

Puede que Star Wars sea la franquicia más exitosa en la historia del cine. Pero quizás hubiera sido mejor si hubiera comenzado y terminado con una sola película.

Esto es lo que voy a argumentar a continuación.


Una historia más grande


Paradójicamente, uno de los aspectos más ingeniosos de "Una Nueva Esperanza", es que siempre pareció ser parte de una serie.

Cuando la estrenaron no fue titulada Episodio IV -esa etiqueta fue agregada en el reestreno de 1981-, pero dio la impresión de que era parte de una historia más grande que estaba en curso.

Lucas se inspiró en las series de ciencia ficción de los sábados en la mañana para insertar en la película lo que llaman un opening crawl (un texto introductorio que describe el contexto de la historia que sigue).

"Naves rebeldes, atacando desde una base clandestina, han ganado su primera victoria contra el diabólico Imperio Galáctico", dice el texto.

De ahí en adelante, la película genera la engañosa ilusión de que, si hubiésemos ido al cine una semana antes, habríamos visto esas naves rebeldes atacando al Imperio.

Ahí nos cuentan que Obi-wan Kenobi ayudó al padre de la princesa Leia en un conflicto llamado la Guerra de los Clones, que Darth Vader fue pupilo de Obi-Wan y que Han Solo se convirtió en enemigo de un gánster llamado Jabba el Hutt.

Y por supuesto, hay una declaración en la que se revela que todo eso pasó "hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana".

Estas alusiones aumentan el maravilloso sentido de la aventura que vamos a presenciar, la cual es una de las tantas que han ocurrido en esa lejana galaxia.

Sabemos que esas referencias no son reales, pero es realmente excitante imaginar que sí lo fueron.

Es por esta razón que, si los otros episodios se hubiesen quedado solo en nuestra imaginación, "Una Nueva Esperanza" sería hoy más apasionante.


Del mito a lo disfuncional


Las producciones que vinieron después comenzaron a responder las preguntas, a resolver los misterios.

Redujeron su mítica visión a una mera pelea entre los miembros de una familia disfuncional.

Las precuelas desmitificaron al icónico villano de "Una Nueva Esperanza", mostrándolo como un amargado niño malcriado.

Las secuelas más recientes -como el "Despertar de la fuerza"- devalúan su victoria al mostrárnosla como algo poco espectacular: no solo prevaleció el mal, sino dos de los héroes (Han Solo y la Princesa Leia) tuvieron un hijo que luego se convertiría en un maniaco parricida y genocida.

La magia de "Una Nueva Esperanza" nos hizo creer que estábamos viendo un episodio de una historia épica en desarrollo.

Años después, cuando realmente se volvió un episodio dentro de una épica en desarrollo, la magia desapareció.


¿La mejor de todas?

Para algunos fanáticos, la primera película de la saga no es la mejor de todas.

Hay cierto consenso al decir que "El imperio contraataca" es el punto álgido de la franquicia, con un 94% de aprobación en el sitio Rotten Tomatoes (por encima de "Una nueva esperanza"), y una puntuación de 8.8 en IMDB ("Una nueva esperanza" alcanza 8.7).

Y aunque técnicamente pudiera ser superior, el hecho es que "El imperio contraataca" hace lo que se espera de ella, mientras que "Una nueva esperanza" hizo lo que nadie esperaba.

Es verdad que Lucas hacía un tributo a Flash Gordon y Buck Rogers.

Sin embargo, también añadió un mago de la leyenda de Arturo, dos sirvientes pendencieros de una película de samuráis ("La fortaleza oculta", de Akira Kurosawa), una cantina del oeste y un combate aéreo como los de las películas de la Segunda Guerra Mundial.

Nadie había hecho eso antes.

Adicionalmente, "El imperio contraataca" es obviamente un capítulo intermedio, que no tiene una resolución por sí mismo.

La genialidad de "Una nueva esperanza" es que, aun cuando pretende ser un episodio de una saga en expansión, es la única película que ofrece una historia completa y satisfactoria.

Es la única en la cual el viaje del héroe va desde ser nadie a la gloria intergaláctica.


¿Y los personajes de la saga?

¿Y la saga no se hizo más interesante con los personajes que vinieron después? ¿Qué pasa con Lando Calrissian y Yoda?

Frente a esas preguntas, podría decirse que, si quisiéramos ver al piloto contrabandista de la Falcon Millennium encontrar su conciencia justo a tiempo para unirse a los rebeldes, entonces no necesitamos a Lando. Nos quedaríamos con Han Solo.

Si quisiéramos contemplar a un ermitaño de pelo blanco, transformado en un maestro Jedi, habría que decir que Obi-Wan Kenobi estaba haciéndolo muy bien antes que Yoda apareciera.


Fórmula repetida


Es sorprendente lo rápido que Lucas comenzó a plagiarse así mismo.

Desde la primera secuela hasta la última vemos variaciones de los temas introducidos en "Una nueva esperanza".

De las ocho películas presentadas hasta ahora, tres alcanzan el clímax cuando un escuadrón de rebeldes hace estallar la Estrella de la Muerte.

Y cuatro han traído a un joven desde un planeta rural hasta el corazón del conflicto.

La que más se adueña de elementos de "Una nueva esperanza" es "El despertar de La Fuerza". El guion es idéntico, pero con el doble de personajes.

Pero eso no es la peor. "Rogue One", estrenada el año pasado, pareciera más creativa, pero: tiene otro héroe reacio (Jyn Erso), otro mentor (Saw Gerrera) que vive en una cueva, otro robot pesimista (K-2SO) y otro piloto espadachín (Cassian Andor).

Incluso presenta a los héroes infiltrándose en una base imperial, disfrazados de soldados del Imperio, tal como lo hicieron Luke Skywalker y Han Solo hace 40 años.

Y su secuencia más celebrada es el final de Darth Vader, todo un detallado y descarado homenaje a "Una nueva esperanza".


La única


¿Deberíamos pedir más de las grandes producciones de ciencia ficción?

Los fanáticos de "La guerra de las galaxias" se muestran patéticamente agradecidos cada vez que el director cambia cualquier cosa (armaduras negras por unas blancas; androide de cuerpo esférico, en vez de uno cilíndrico).

En el caso de "Una nueva esperanza" no había cambios.

No obstante, también hay que admitir que Lucas no habría hecho este paradigmático film si hubiese asegurado los derechos de Flash Gordon.

Todo se debe a que Lucas se vio obligado a crear escenarios y personajes frescos, más que a modificar algo existente.

Eso le hizo revolucionar las tendencias prevalecientes en el mundo del cine.

Quién sabe que habría creado si "La guerra de las galaxias" no hubiese absorbido su vida.

También vale preguntarse: ¿quién sabe lo que sus sucesores -J. J. Abrams, Gareth Edward, Rian Johnson y otros- habrían creado de no estar tan ocupados imitándolo?

De no ser por todas las secuelas y precuelas, no habríamos tenido necesidad de decir "La guerra de las galaxias - Episodio IV: una nueva esperanza".

Simplemente le habríamos otorgado el monumental título que merece, el mismo de su estreno en 1977: "La Guerra de las Galaxias".